Bricolaje

Errores que cometí en la reforma de mi piso

Hace ya tres semanas que nos mudamos, y en los 2 meses y medio que hemos estado de obras, hemos aprendido tantas cosas, que quiero compartir contigo los errores que cometí en la reforma de mi piso.

Cuando te conté los consejos para comprar el piso de tus sueños, sabía que las obras iban a ser una fiesta, pero no imaginé que fueran a ser un fiestón –léase con ironía-. Y es que, nos ha pasado de todo, pero como de todo se aprende y no quiero que pases por ello, aquí te cuento nuestros errores:

1. Colocar un cartel informando del inicio de las obras. 

La educación esta sobrevalorada, así nos lo demostraron nuestros nuevos vecinos. Tras presentarnos a los vecinos de rellano y al presidente de la comunidad, convenimos que sería norma de buen comportamiento colocar un cartel en el ascensor comunicando el inicio de nuestras obras , y pidiendo por adelantado disculpas por los inconvenientes que pudieran ocasionar. –Qué detalle, ¿no?– Pues, ¡ERROR! A los dos días nos habían dedicado anónimos tan amables como “Esto no es una obra, queridos, es una demolición” . 

2. Dejar adelantados aspectos para el futuro.

Como nuestro presupuesto era ajustado y no pudimos  hacer toda la obra que nos hubiera gustado, pensamos que se podría dejar adelantados aspectos para el futuro y así retomarlos más adelante. Quizá fue la falta de previsión o la emoción del momento –puestos a tirar y mover, ¡se mueve!-. Sin embargo, una vez que ya vives y empiezas a disfrutar de tu casa, ves las cosas de otra manera y lo que antes me parecía una idea de revista, ahora me parece un error en el que probablemente solo reparo yo –pero, ¡¿por qué movería ese radiador de sitio?!-.

3. Elegir el alicatado sin sopesar las consecuencias.

El tiempo es oro, y cuanto antes decidas los materiales, mejor. Más que nada porque no te puedes permitir pagar un alquiler y una hipoteca a la vez durante mucho tiempo. Esto fue lo que nos motivó a elegir los azulejos de manera precipitada. Aunque teníamos muy claro lo que queríamos, erramos al anteponer lo bonito a lo funcional –ahora tengo un baño precioso muy poco agradecido y difícil de limpiar-.

4. Doblegarse ante los vecinos.

Las obras son molestas, para el que las hace y para el que las sufre, pero siempre hay algún interesado (a parte de ti) en beneficiarse de ellas. Si te descuidas, puedes acabar pintando el piso a media comunidad. Si por los golpes, al vecino de al lado se le caen los cuadros, al de abajo le sale una grieta y al de dos plantas más arriba le deja de funcionar la lavadora, y tú no aprendes a decir las palabras claves “llame a su seguro y que se pongan en contacto conmigo” prepárate para comprar litros de pintura extra. Puede que tus obras originen algún desperfecto, pero tus obreros o el seguro te sabrán decir si son derivados de tu obra o de la cara dura de tu vecino.

5. Dar por hecho que el administrador de la comunidad es neutral.

Somos los nuevos de la comunidad, y encima los propietarios más jóvenes. Esto hace que seas un inexperto en todas las materias para el administrador de la comunidad (o por lo menos para el nuestro). Como las cosas siempre se han hecho de otra manera, ni mejor ni peor, hacerlas ahora de una manera más eficiente o simplemente legal, por norma está mal hechoel ladrillo caravista es una especie protegida en peligro de extinción que no puedes erradicar sin consultar con el creador del mismo-. Si necesitas consejo, mejor acude al técnico del ayuntamiento.

Pero no todo han sido errores. Para elaborar esta lista tuve que hacer otra con los aciertos ¡y son más del triple!

Realmente, más que errores ha sido la mala suerte que hemos tenido con los vecinos. Este post me sirve de desahogo para contarte parte de la película del Oeste que hemos vivido durante estos meses. Y es que los habitantes de esta comunidad piensan que somos los forajidos que van a dinamitar todo el edificio, pero lo que no han pensado es que en unos años llegaremos a ser los Sheriffs –o por lo menos los presidentes de la comunidad-, y entonces llegará nuestra venganza…

 

Quizá te pueda interesar

4 Comentarios

  • Contestar
    Chefi
    12 Enero, 2017 el 11:43 pm

    Bueno y lo bonito que os ha quedado y grande que yo lo vi 😍😍

  • Contestar
    Mari Carmen
    13 Enero, 2017 el 10:56 am

    Aunque no te habra hecho mucha gracia es muy divertido leer como lo cuentas. Muchas comunidades de vecinos son asi. Hay algo de esto que comentas en la mia tambien. Animo lo peor ya ha pasado. Disfruta de tu casa.

  • Contestar
    Juan
    13 Enero, 2017 el 3:01 pm

    No hay nada mejor que vivir en una casa. Adiós vecinos!

  • Contestar
    pÁngala
    22 Enero, 2017 el 9:42 pm

    Uffffgg, totalmente de acuerdo con todo, Cris, pero en particular con lo primero: la educación está sobrevalorada, ahí y en otros muchos ámbitos. No obstante seguro que tenéis una encantadora casita de revista, ¡convencida!

  • Deja un comentario