Trucos y consejos

Mi aire acondicionado huele mal, ¿qué puedo hacer?

Uno de los problemas más frecuentes de los equipos de aire acondicionado son los malos olores. Hay varias causas por las que se originan los malos olores pero las más frecuentes son la falta de mantenimiento o algún fallo en la instalación del sistema. El mal olor del aire acondicionado no es una avería como tal y conviene saber qué lo produce para poder tomar medidas:

Los filtros

Los fabricantes y las tiendas de aire acondicionado siempre hacen hincapié en la necesidad de mantener los filtros libres de polvo y otras partículas. El mantenimiento de los filtros se debe hacer con regularidad ya que son una de las causas más frecuentes del mal olor y de otros problemas.

Los filtros son necesarios para capturar la suciedad y evitar que ésta pase al interior de la vivienda. La principal consecuencia de un filtro muy sucio es que las partículas acumuladas se van introduciendo paulatinamente en el interior de la unidad (split). La suciedad, junto con la humedad del intercambiador y el ventilador interior, son la fórmula perfecta para que proliferen bacterias y hongos que son las que ocasionan el mal olor.

Para evitar el mal olor que causan estas bacterias y hongos, basta con limpiar los filtros con regularidad. Es una tarea sencilla y muy eficaz. Los filtros se extraen con facilidad, se lavan con agua templada y un poco de jabón, se dejan secar y se colocan. De esta forma nos aseguramos de respirar un aire limpio.

Si la suciedad ha pasado al interior de la unidad (split) tenemos que limpiar a fondo los filtros, el ventilador y el intercambiador. Una vez hecho esto, podemos rociar el interior con un desinfectante para aire acondicionado, como el sistema Tidas, de Caramba (Ver aquí). Este sistema combina dos productos específicos para la limpieza y desinfección del aire acondicionado: un bactericida y fungicida que combate los hongos y bacterias, y un insecticida que elimina los ácaros del polvo.

El ventilador y el intercambiador

Si los filtros no se han limpiado como corresponde y la suciedad puede haber entrado en el intercambiador de frío y en el ventilador interior. La humedad y la suciedad pueden hacer crecer hongos y bacterias que huelen mal.

En estos casos, puede ocurrir que al estar el equipo en funcionamiento durante un tiempo, el olor desaparece. Sin embargo, al dejar de usar el olor vuelve con mayor intensidad.

El desagüe

Las unidades de aire acondicionado utilizan un desagüe para recoger el agua de la condensación. Si conectamos este tubo a un desagüe de la vivienda, pueden llegar malos olores desde el desagüe general. Para evitarlo es suficiente con colocar un sifón en el tubo antes de conectarlo al desagüe general de la vivienda.

También puede ocurrir que el desagüe de la unidad interior no tenga suficiente pendiente para realizar un correcto drenaje, con lo que el agua se acumula en la bandeja de la unidad interior y esa agua coge malos olores. Con darle la suficiente pendiente al tubo de drenaje solucionaremos el problema.

 

Como ves, las principales causas del mal olor en el aire acondicionado vienen de la falta de limpieza, por las bacterias y hongos que permanecen en los aparatos acondicionados. La solución es muy sencilla y no te llevará mucho tiempo aplicar una limpieza específica para respirar un aire más limpio.

Quizá te pueda interesar

No hay comentarios

Deja un comentario