Decoración

Peque-cojines para el día de la madre

Desde hace bastantes años intento celebrar los días especiales -como el día de la madre, o el día del padrecon una manualidad. Esto lo hago por dos motivos claves: el primero, seguir regalando algo hecho con mis manos para mi familia -como cuando venías del colegio con una manualidad para este tipo de festividades-, y segundo, porque sé que los detalles personalizados en mi casa -y en la gran mayoría de las casas- gustan más.
 
Como en mi familia siempre hemos sido de inmortalizar los momentos de nuestra infancia con una cámara fotográfica, utilizar esas imágenes está convirtiéndose en mi regalo comodín. Lo cierto es que lo empleo siempre en distintos soportes o regalos -como las piruletas que le regalé a mi madre en 2013 o los bombones que hice para mi padre en 2013– y esta vez, aprovechando que me sigo iniciando en la costura, decidí hacer dos cojines con unas imágenes de nuestra infancia.

 

 

Para hacer estos “Peque-cojines” he utilizado 2 telas estampadas y una tela lisa de algodón, unas hojas de transferencias textiles, relleno de cojín, una plancha y una máquina de coser.

 

 

El proceso es bastante sencillo y el resultado es bastante básico, pero muy sentimental. Lo primero que tienes que hacer, es seleccionar la fotografía que quieres transferir, la inviertes horizontalmente y la imprimes sobre un papel textil

 

Cortas el papel a la medida de la imagen, lo colocas sobre la tela a transferir y pasas la plancha suavemente con movimientos circulares. Es muy importante que la plancha esté a alta temperatura y que no eché ni una sola gota de vapor.

 

Una vez que las letras del papel se vuelven marrones -como si se hubiera quemado- retiras el papel suavemente desde un extremo y verás la imagen sobre la tela.

 

 

Después, coses a máquina la fotografía sobre la tela estampada -la base del cojín- y una vez terminada, comienzas a hacer el cojín. Para ello, puedes hacerlo con el relleno de quita y pon –como te enseñé cuando hice mis primeros cojines– o lo haces con el relleno dentro, sin posibilidad de sacar. Yo, por falta de tiempo y por mal cálculo de la tela, lo hice así, pero esto no supone ningún problema, ya que puedes meterlos a la lavadora a temperatura máxima de 40º y quedarán igual que la primera vez.

 

 

Éste es mi segundo proyecto con la máquina de coser y aunque el trabajo es muy mejorable, creo que la idea está bastante bien como regalo para el día de la madre. Además, estoy segura de que quedarán fenomenal sobre la cama de mi madre, y le encantarán. Ya os lo diré en las redes sociales… 😉
 
 
 

¡Feliz día de la madre!

Quizá te pueda interesar

2 Comentarios

  • Contestar
    Anónimo
    5 Mayo, 2015 el 7:55 pm

    Ooooh tu madre tiene que estar encantada. son preciosos y muy monos. Besos: Fátima

  • Contestar
    Micasa poreltejado
    8 Mayo, 2015 el 5:22 pm

    Gracias, Fátima. 🙂

  • Deja un comentario